«Nos ponemos a disposición del club para lo que considere oportuno»

Fernando Ramírez Burguillos, presidente de la Peña Bidasotarrak

0
620

En los últimos años habían sido varios los intentos para constituir una nueva peña alrededor del Bidasoa. Por unas razones o por otras nunca llegaron a dar sus frutos, hasta que a comienzos de este año quedaba consituida legalmente la Peña Bidasotarrak, con Fernando Ramírez a la cabeza. Con casi un centenar de socios en apenas tres meses de vida, la viabilidad del proyecto parece asegurado, aunque de momento las iniciativas que tenían pensadas empezar a poner en marcha estén paradas debido a la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19. Hablamos con Fernando Ramírez del surgimiento de la peña, del Bidasoa y de las ideas que tienen para que la afición al balonmano y al conjunto amarillo siga creciendo en la ciudad.

– Lo primero de todo, ¿cómo lleva el no poder disfrutar del balonmano y tener que quedarse en casa por la crisis de la COVID-19?

No te voy a mentir, lo llevo relativamente mal, pero con matices. Me explico, no puedo ver mi deporte favorito (balonmano) in situ o por televisión, el día a día de mi equipo, con mis alegrías que provoca en mí sus victorias o la pena por las derrotas, pero no dejo de ver ese deporte que tanto me apasiona desde niño (viví desde los 4 años en la calle Larretxipi, muy cerquita del frontón Uranzu) visionando partidos históricos del Bidasoa donde se consiguieron títulos, tiempos atrás inimaginables. También he visto el partido que supuso el último ascenso en Artaleku contra el Zamora y la posterior celebración. Aunque parece lejano en el tiempo, no han transcurrido ni 4 años, fíjate lo que ha vivido el club desde entonces hasta hoy. Lo admito, me sigo emocionando al verlo, con la narración del profesor Mario Hernández y el que te habla en Teledonostia. Fue el punto de inflexión para el devenir del club desde esa fecha hasta hoy. Pero lo mejor está por venir. Confío en los actuales gestores, a los cuales les veo además de ilusionados, preparados, a la altura de tal semejante reto. Tampoco me pierdo los partidos de las selecciones masculina y femenina y los partidos de competición europea que está emitiendo Teledeporte (un acierto). En cuanto a la COVID-19, qué te voy a contar que no sepa nadie ya, lo llevo, lo mejor que puedo, trabajo durante el día y cuando termino mi jornada laboral regreso a casa, estoy expuesto al contagio, eso sí, pero peor es permanecer durante todo el día en casa, durante tantas semanas, como está ocurriendo con la mayoría de la población. Dentro de lo malo, me gusta sacar conclusiones positivas de todo lo que ocurre en la sociedad, debido al dichoso virus, y es la solidaridad de la mayoría de la gente respecto a las normas sanitarias y una lección para todos, que no es otra que, cuando estamos unidos, podemos enfrentarnos a cualquier adversidad, por muy novedosa y dañina que sea.

Ojalá termine pronto, aunque nunca quedará en el olvido este trance que estamos viviendo. Espero que después de esto la sociedad esté más unida y sepa convivir con sus diferencias, que es ahí, donde tiene su riqueza, en lo distinto y diferente, y no que sea un motivo de confrontación y odio. Aprendamos de la lección que nos da la vida.

– ¿Cree que se reanudarán las competiciones o que el balonmano, al igual que otros deportes, tendrá que tomar decisiones sobre qué hacer con esta temporada?

Quiero creer que sí, pero dependerá de los acontecimientos que vayan surgiendo respecto a la situación actual. Se han aplazado los Juegos Olímpicos de Tokio para 2021, así que la selección ya con billete asegurado no necesita sus fechas asignadas para la preparación del torneo. Queda la segunda quincena de mayo y todo junio para finalizar las 11 jornadas de liga, puesto que si somos optimistas y el mes de mayo sirve para la reanudación de las competiciones deportivas, los jugadores necesitarán al menos 10 días de preparación. Otra cosa es que suceda con las competiciones europeas, donde hasta 4 equipos de la Liga Asobal están compitiendo. No se si esto se hará realidad, pero creo que sería lo más justo, porque ¿quién es campeón?, ¿quién se clasifica para Europa, Copa del Rey…?, ¿descensos, ascensos?…

Hay que procurar terminar las competiciones, todos tendrán que poner de su parte, para que esto se produzca pero, insisto, dependerá del transcurso de los acontecimientos. De hacerse realidad, supondrá que la normalidad vuelve poco a poco a su cauce y esto nos haría volver a disfrutar del balonmano de competición, además en el caso del Bidasoa con mucho en juego. En caso contrario, de que al final la competición tenga que detenerse definitivamente (ojalá no sea así) y en el peor de los casos nuestro equipo no obtenga plaza europea para la próxima temporada, ningún posible fichaje de jugador, ni un posible patrocinador futuro corren peligro, según ha declarado Gurutz Aginagalde.

– Hablemos de la peña. ¿Por qué deciden ponerla en marcha?

Muy sencillo, te explico. Desde la Peña Bidasoa y Artalekuko Hintxak no había surgido una peña oficial como tal, para animar y arropar al equipo. Hubo intentos con la Peña Refugio, con el difunto Luis, gerente del bar del mismo nombre, situado en el barrio de San Miguel. Y más recientemente El Muro Amarillo, que tampoco cuajó como peña oficial y ha sido un grupo reducido de aficionados que se juntaban para apoyar al equipo. Ninguna terminó cuajando.

Entonces nos juntamos el pasado 30 de diciembre en la Sociedad Aduana 24 aficionados, decidiéndose formar una gestora para hacer las gestiones para solicitar la documentación para la oficialidad de la peña como tal. La gestora convocó una asamblea el 12 de enero en la Asociación de Vecinos de Arbes, donde acudimos 26 aficionados de manera presencial, además de 5 votos delegados. En esa reunión se aprobaron los estatutos y se eligió por votación el nombre de Peña Bidasotarrak. Finalmente la gestora, después de realizar las correspondientes acciones, convocó una asamblea extraordinaria para abrir un período electoral para constituir la junta directiva y elegir el logo o escudo de la entidad, entre las propuestas presentadas. La fecha elegida fue el pasado 9 de febrero en el centro cívico de Palmera Montero, asistieron 27 asambleistas de manera presencial y 22 delegaron su voto. Como ves, en cada reunión aumentaba el número de aficionados. Ante la insistencia de la gran mayoría de estos, decidí dar el paso de presentarme como presidente en una candidatura. Hice unas llamadas para componer la plancha electoral y todas fueron afirmativas de inmediato. Me sentí arropado totalmente y así lo reflejó dicha asamblea, donde no hubo ninguna otra opción y tampoco ningún voto en contra de la propuesta. Me acompañan en la junta directiva Ana María Etxebeste como tesorera, Josu Pérez de la Torre como secretario y Teo Gonzalo, Esther de Pablos y Elena Manterola como vocales. En esa reunión se confirmó el escudo de la peña, opción propuesta por Esther de Pablos y aprobada por mayoría.

– ¿Cuánta gente la forman actualmente?

Pues por el momento contamos con 96 socios, de ellos 86 adultos y 10 menores de 16 años (estos tienen voz pero no derecho a voto). Y un dato espectacular, que de los 96, además de ser integrantes de la Peña Bidasotarrak, 85 también lo son del Bidasoa. Un dato que nos da fortaleza dentro del club. Y eso tan solo tras un mes y medio largo desde que se confirmó la junta directiva. La sede social está situada en la calle Cipriano Larrañaga, en el Bar Eguzki, que nos acogió con los brazos abiertos. Aprovecho para agradecerle a Sergio y familia este detalle. Durante este tiempo hemos cerrado acuerdos con 14 colaboradores y tenemos conversaciones con algunos más que podrían sumarse al proyecto. Tenemos claro que la cuota es simbólica, 10 euros adultos y 5 euros los menores de 16 años. Sigue abierta la inscripción para toda persona que quiera apuntarse. En tan poco tiempo hemos adquirido dos bombos, diseñado y comprado la pancarta que nombre a la peña, turutas y un megáfono. La verdad es que la actividad ha sido frenética y no queremos parar.

– ¿Se han marcado algún objetivo a corto-medio plazo en cuanto a número de socios y actividades a llevar a cabo?

En cuanto al número de socios, la cifra de 96 está muy próxima a los 100, algo que no pensaba que llegara a suceder cuando decidí dar el paso de encabezar este ilusionante proyecto para apoyar a nuestro equipo. Y esto nos da mucha fuerza y a la vez nos eleva la responsabilidad, para estar a la altura de semejante apoyo. En el apartado de actividades, la principal, como no podía ser de otra manera, es apoyar y animar al equipo, crear ambiente en Artaleku principalmente y en los desplazamientos que podamos realizar. También tener buena relación con otras peñas de otros equipos de Asobal. En relación a esto último, si finalmente se puede jugar lo que resta de temporada, esperamos con los brazos abiertos a las peñas, tanto de Valladolid como de Nava.

Te cuento, en la Copa Asobal celebrada en Pucela, nos invitaron a una merienda dentro del pabellón y en la población segoviana, tras el partido celebrado allí en horario matinal en sábado (vergonzoso para el crecimiento del balonmano) nos invitaron a un almuerzo top. Así que no queremos ser menos y cuando visiten Irun les devolveremos el cumplido. Es un gustazo tener una relación de ese modo, no está reñida con la pasión por tus colores y camiseta. En cuanto al club, los actos para conmemorar el 25º aniversario de la conquista de la Copa De Europa ya están programados y cerrados en el tiempo de la fundación de la peña. Nos ponemos a disposición del club para lo que considere oportuno en lo que podamos aportar. Dentro de dos temporadas llegan las bodas de plata de otro título muy importante en la historia del bidasoa, la Recopa europea que se conquistó en Veszprem. Y se merece la misma difusión mediática. Nosotros ahí estaremos para colaborar en semejante efeméride.

– Vamos a lo deportivo. ¿Cómo calificaría la marcha del equipo?

Impresionante, fíjate qué nivel ha adquirido el equipo, que dos derrotas frente al todopoderoso Barcelona y ante el Ademar (un club que dobla en número de socios al Bidasoa) en liga y la eliminación en Champions frente al Wisla Plock (con 6 veces mayor presupuesto que nuestro club) han creado cierto pesimismo en parte de la afición. La eliminación copera ante el Benidorm escoció y mucho. Y es que 2019 fue excelso, consiguiendo el subcampeonato liguero y de Copa Asobal, regresando a Europa, después de muchos años de ausencia. Las lesiones tampoco han ayudado a mantener semejante nivel alcanzado. Lo que está realizando Jacobo Cuétara desde que llegó es realmente asombroso. Y si finalmente se puede reiniciar la competición, no me cabe ninguna duda de que tendrá todas las opciones de volver a competición europea. No hay que echarse atrás mucho en el tiempo para recordar dónde y cómo estábamos hace muy poco, démosle el valor a lo conseguido, pero lo mejor está por llegar. Ahora hace falta que los responsables doten al club de una instalación en la ciudad que permita su crecimiento social, deportivo y económico. Confío en los actuales gestores del club, les veo preparados y con una ilusión tremenda, y esto es importante, es un proyecto a medio-largo plazo. Se han ganado mi confianza y el tiempo que necesitan para poder seguir adelante con el proyecto iniciado hace poco más de un año. Parece mas, por lo acontecido desde su llegada, pero es lo que llevan al frente de la nave. Y una cosa que no quiero que pase desapercibida y que habla muy bien de los actuales gestores, no sé, si al final aplicarán un ERTE, pero la forma de gestionar la actual situación me enorgullece, ni el poderoso Barcelona, como la mayoría de los clubes de Asobal, han perdido el tiempo en aplicarlos, cuando aquí, se apura al máximo, para ponerlo en práctica. Estos gestos hacen al club atractivo para jugadores y técnicos, un club en constante crecimiento, y nadie, repito, nadie, sabe cuál es nuestro techo.

La asamblea en la que se eligió presidente a Ramírez se celebró el pasado 9 de febrero en Palmera Montero.

– En unos días se van a cumplir 25 años del logro más importante del club, la Copa de Europa ganada en Zagreb. ¿Cómo recuerda aquel día?

Lo recuerdo perfectamente porque estuve allí, in situ. Viajé junto a tres de mis hermanos en el autobús organizado por la Peña Bidasoa, que partió de la plaza de San Juan y que fue despedido por la plantilla y técnicos del club, con Juantxo Villarreal al frente, bajando a pie desde Artaleku, antes de proseguir con el entrenamiento preparando el partido decisivo. Tuvimos como peñistas una subvención del club para hacer mas económico el desplazamiento. Autobús litera, noche en carretera, al día siguiente visita y noche de hotel en Venecia. Al día siguiente llegada al pabellón Dom Sportova, apenas 2 horas antes del partido. Estamos hablando de un país en guerra, que en esos momentos vivía una tregua, así que imagínate cómo estaban mis padres, con 4 hijos en un país inestable. 22 de abril de 1995, fecha grabada en mi mente para siempre, llegamos y en una explanada enorme, fuera del pabellón, no había un alma, salvo el autobús del equipo que llegó a ese punto, en el mismo momento, pero 100 metros más lejano. Se me hacía raro no ver aficionados merodeando antes del partido. Había truco, entramos al pabellón, nos llevan juntos a los aficionados del Bidasoa y nos ponen delante de una cortina enorme, y cuanto la abren, ves a 5000 aficionados, muchos semidesnudos, radicales, gritando y chillando, y piensas en cómo vamos a salir de aquí si ganamos. 12000 aficionados tenía de capacidad el escenario. Fue una gozada, el ambiente, el partido, aunque el recibimiento a Perunicic, por su nacionalidad y los actos vandálicos de los aficionados croatas mencionados anteriormente es mejor borrarlo.

El equipo, pese al ambiente infernal y el favor arbitral con el equipo local, tuvo el partido controlado, la mayor desventaja durante el partido fue de 4 goles, insuficiente para los 10 de ventaja que llevaba de botín nuestro equipo. La celebración en la pista con una comunión entre equipo, directivos, aficionados y representantes políticos fue extraordinaria, como la ocasión merecía. Inmediatamente después partimos de vuelta con destino Irun, tras algo más de 24 horas, llegamos a la plaza de San Juan y la sorpresa fue mayúscula: jugadores, técnicos, directivos y muchos aficionados nos estaban esperando para recibirnos, con aplausos y vítores según bajábamos del bus, uno a uno, Beñardo García con Aitor Etxaburu, en la puerta del autobús con la Copa de Europa conquistada en sus manos para ofrecérnosla… fue memorable y también inolvidable. Todavía me quedaron fuerzas para ir a celebrarlo. La llegada fue a la 1:00 de la madrugada, pero no te voy a decir a qué hora llegue a casa.

– ¿Tienen pensado algo en la peña para conmemorarlo?

Como te he comentado antes no hemos tenido tiempo material para poder ayudar en los actos. No sé si la situación actual permitirá al club celebrar los actos previstos o los retrasará, pero seguro que como peña, cuando se pueda, organizaremos una comida o cena, para juntarnos y celebrar tal efeméride.

Y como he dicho, digo y diré siempre… Aupa Bidasoa!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here