«¿Vamos a estar todo el verano jugando partidos? No lo creo»

Mireia Zumeta Lopesino, capitana del cadete de honor del CD Mariño y ayudante en el alevín femenino

0
497

Empezó en el colegio en deporte escolar, sin saber concretamente qué deporte quería hacer. Cuando terminó Primaria, tuvo que escoger deporte. Se decantó por el fútbol y por el Mariño. Comenzó en el infantil de primer año con 12 años y, tras cinco temporadas, está en el tercer año de cadete de jonor, a punto de cumplir los 17 años. Además, ayuda en el alevín femenino. Es Mireia Zumeta Lopesino.

– ¿Cómo lleva el confinamiento?

Muy bien. En un principio pensé que lo iba a llevar fatal ya que yo soy muy callejera. Estoy siempre en la calle, ya sea con amigos, con la bici, la moto… lo que sea; pero en casa casi siempre estoy solo para estudiar. Los primeros días dije: esto va a ser una tortura. Pero luego te acostumbras a las circunstancias en las que estás. Además, yo creo que es un tiempo en el que empiezas a valorar todo lo que teníamos antes (las facilidades de salir a la calle, de jugar, de juntarse con la gente…) y a empatizar también. ¿Cuánta gente en vez de estar confinada en su casa disfrutando el tiempo con la familia, está en un hospital? Y creo que es algo que no vemos. Así que resumiendo, siempre busco algo para hacer que no sea estar tirada en la cama con el móvil: hacer deporte, dibujar, leer, hacer retos con los amigos… Y ya de paso, animo a todo el que lea esto, a descubrir muchas cosas que se pueden hacer, dejando de lado las excusas.

– Les han enviado desde el club algún plan para mantener la forma en casa?

Sí, el preparador físico, Jose Mari, se encargó de enviarnos a los entrenadores varias fotos en las que se ven diferentes ejercicios para que podamos realizar los jugadores y las jugadoras en casa. Además, se grabó él mismo varios vídeos realizando otros ejercicios y explicando cuántas series hay que hacer por cada uno. Y para añadir, nos envió un documento de un esquema de excel en el que podíamos apuntar todo lo que hacíamos para llevar un seguimiento del ejercicio que hacemos.

– Supongo que con las nuevas tecnologías y las redes sociales estará en contacto con sus compañeras…

Sí. La verdad es que con esto de las nuevas tecnologías hay muchísimas aplicaciones por las cuales podemos hablar, ya sea chateando o haciendo videollamada. Aunque en mi caso, para hablar con las compañeras utilizo la más corriente, que es el WhatsApp, porque además, ahí tenemos un grupo con todas las jugadoras del cadete de honor y las entrenadoras, claro. Mediante este grupo, nos preguntamos varias veces qué tal estamos; en el caso de las lesionadas cómo llevan la lesión… y así poder saber en general cómo está el equipo. Y así es como lo percibo como jugadora.

Como ayudante, también solemos preguntar a nuestras txikis, tanto Melo el entrenador, como yo, a ver cómo llevan esa cuarentena, les animamos a hacer deporte, y sobre todo saber cómo están, no dejan de ser niñas y el estar confinadas en casa no tiene que ser nada fácil para ellas.

– ¿Cree que podrán reanudarse las competiciones?

Esta es una pregunta que últimamente me he hecho muchas veces. Sinceramente no lo sé. Pienso que algo se tiene que hacer, porque supongo que habrá que tener un resultado final, que es algo que a los clubes les interesará, pero la verdad es que es una situación que no se ha dado nunca, entonces es algo difícil de decidir. Al principio pensamos que se iba a atrasar como todo pero, ¿vamos a estar todo el verano jugando partidos? No lo creo. O antes de que llegue el verano, ¿en un mes vamos a jugar todos los partidos restantes? Es algo que no me entra en la cabeza, siendo sincera. Pero creo que todas las personas que llevan el tema de organizar partidos, torneos, la liga, la copa, etcétera, van a tener mucho mérito decidan lo que decidan, porque no es nada fácil.

– ¿Qué tal la experiencia con la selección de Euskadi sub-17?

Bien. Fue una experiencia nueva, diferente, de aprendizaje sobre todo que es como me la tomo yo. En un principio era difícil para mí el hecho de tener que ir sola sin que me acompañara ninguna compañera de mi equipo porque al final, como todo, es algo nuevo y te sientes más sola si vas sin nadie que conozcas. En los entrenamientos sinceramente yo no me veía al nivel, y recuerdo que la frase que dije fue: madre mía, aquí hay gente del Athletic, de la Real Sociedad, del Eibar… y luego estoy yo; me sentía muy inferior. Luego, me convocaron para ir a Granada, y esa sí que fue la experiencia así un poco más… grande por decirlo así. Todo era diferente y yo pensaba todo el rato como una niña, que guay, que profesional todo, que al final es lo que piensas cuando es tu primera vez y nunca has vivido nada igual. Y para concluir, a pesar de no jugar ningún partido, yo siempre digo que lo que me llevo de aquella experiencia es el haber vivido por unos días de la manera que viven los jugadores profesionales, pero sobre todo, futbolísticamente hablando, el aprendizaje.

– Usted, además de capitana del equipo cadete de honor, ayuda con el alevín femenino. ¿Qué tal la experiencia de estar al otro lado?

Increíble. Son dos puntos de vista muy diferentes, al final son los dos extremos por decirlo de una manera. Empáticamente, como jugadora siempre he intentado entender el papel del entrenador, pero nunca lo entiendes del todo hasta que estás realmente metido en él. Para mí, aunque para mucha gente sea algo muy corriente, fue algo especial el poder entrenar o simplemente echar una mano al entrenador, a Melo en este caso. En realidad, mi intención solo era estar de recogepelotas, o ayudando con el material, o en el caso de que estuvieran impares ponerme yo… pues lo típico, o sea, nada más que para echar una mano. Pero ha ido pasando el tiempo y he acabado preparando entrenamientos yo misma, para las peques. Cuando era más pequeña decía: cuando sea mayor voy a ser entrenadora de deporte escolar, y ahora con 16 años, no es que sea muy mayor, pero ya estoy cumpliendo en cierta manera aquello que dije.

– ¿Le gustaría entrenar en un futuro?

Sí, claro. No sé mucho de fútbol, pero lo poco que sé me gusta enseñarlo. Como jugadora, siempre que estoy jugando, intento transmitir esas pequeñas “enseñanzas” a las que tengo al lado y supongo que al ser capitana me veo más obligada a ello. Sé que muchísimas veces me he equivocado, pero es de esa manera como las demás me enseñan a mí también. Y como entrenadora, viene siendo lo mismo; eso que sé intento transmitirlo a las más peques y por supuesto aprender. Siempre aprender de entrenamiento a entrenamiento. Cuando los preparo, aprendo, cuando los llevo a cabo con las niñas, aprendo (porque cada una de ellas tiene algo para enseñarte), y por supuesto, de todas las instrucciones que da Melo también, intento sacar aprendizaje de todo. Por último, respondiendo más a la pregunta, sí que me gustaría sacarme en un futuro (y espero que cercano) el título de entrenadora e ir progresando cada vez más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here